Hay un adolescente enamorado de los libros. Los devora en sus ratos libres y hasta en sus momentos de “castigo”,… Una de sus aspiraciones es ser escritor.

Tiene un sorprendente vocabulario, es crítico, sabe argumentar, …. pero a mi pregunta sobre los motivos por los que suspende lengua, responde, entre otras cosas: Porque me dicen qué es lo que tengo que leerme y  eso no me gusta” 

Esa imposición de leer algo que no le motiva, no le gusta, le bloquea y genera rechazo. Asi que no lee desde la imposición, no hace resúmenes y por tanto no aprueba. Incongruente, verdad?

Y si elimináramos las condiciones que suponen un impedimento para ellos y les diéramos la libertad de elegir leer lo que ellos quieran?

Sería positivo para que desarrollaran motivaciones por ellos mismos??

¡Pensemos! si queremos despertar el amor a la #lectura en los niños.

#PequeñosHeroes

 

Anuncios