¿Qué entiendes tú por motivación?

La motivación consiste en tener motivos. Se define la motivación como la “cosa” que anima a una persona a actuar o realizar algo. Y existen dos tipos de motivaciones:

  • Intrínseca: la que viene de dentro de tí y que obedece a tus propias necesidades
  • Extrínseca: la que viene de fuera, de tu entorno, las recompensas externas

Para mí la motivación en los niños y adolescentes pasa por ayudarles a que descubran las cosas que les animan a hacer algo. El ayudar a los niños a descubrir sus ¿PARA QUÉS? es el mejor comienzo para que ellos mismos se activen para realizar una tarea (colaborar en casa, estar de buen humor, hacer sus deberes, presentar los trabajos, atender en el colegio, aprender nuevos idiomas, destacar en un deporte, etc…). Es importante que ellos descubran los beneficios que van a obtener cuando se enfrentan, por ellos mismos y con sus propios motivos, a realizar las cosas.

La reflexión desde el “Para qué”, les empuja a mirar hacia adelante y comienzan a trabajar para conseguir sus objetivos, metas o retos. Y esos “para qués” también les descubren lo que conseguirán en su entorno (familia, colegio, compañeros,…). Y con esta reflexión, comienzan a dar sentido a lo que hacen y empieza a aparecer en ellos la actitud positiva en su día a día.

La actitud es la base de la motivación. Enfrentar cada tarea con una actitud positiva. Actitud para participar en las tareas de casa, actitud para atender y aprender en clase, actitud para mejorar su carácter, para llevar la tarea hecha al cole todos los días, etc…

Por tanto, ayuda al niño a descubrir sus “para qués” y estarás ayudándole a activar sus motivaciones internas; esas que vienen de él, de dentro.

Los niños las descubren rápido. Son increibles y se ponen a trabajar para lograr sus retos.

 

Anuncios