Hace cuatro meses llegó con un objetivo: Centrarse más en clase.

En este tiempo de trabajo David (con su etiqueta de “TDAH” y sus 11 años) ha conseguido varias áreas de mejora que ha integrado como hábitos en su día a día:

  • No juega con los bolígrafos en clase
  • Se mantiene bien sentado
  • Presta más atención, puesto que su ACTITUD ha mejorado
  • Anota sus deberes
  • Hace solo sus deberes
  • Ha mejorado la presentación de sus trabajos
  • Participa más en clase
  • Sabe gestionar sus emociones y autorregularse

Estos avances han influido en un mejor rendimiento del niño y, con un poquito más de atención por parte de sus profesores, su nivel de atención en clase ha mejorado sustancialmente.

Aún así, todavía quedan áreas de mejora en las que tiene que trabajar, y él lo sabe. Y dice “Yo nunca más volveré a ser el de antes”. Esto es lo bonito de los procesos de coaching. Está tan guay la sensación del éxito cuando sientes tus mejoras, que siempre hay ganas de seguir avanzando.

un #PequeñoHeroe lleno de sueños que se siente poderoso: ACTITUD, ESFUERZO, CONSTANCIA, SUPERACIÓN ………. #CoachingparaPequeñosHeroes

Anuncios