Lanzar esta pregunta a un niño o adolescente es abrirle una puerta a encontrar nuevos retos. La foto que acompaña mi post puede ilustrar lo que sienten ellos cuando la he lanzado y lo que siento y veo yo cuando lo hago.

Porque, ¿quién no quiere mejorar? Ellos son los primeros que están deseando emprender cosas nuevas.

Probarlo solo depende de tí y de las ganas que tengas en hacer crecer a un niño. Lánzala, deja espacio para el silencio y que su imaginación y creatividad empiece a trabajar. Empezar a mejorar en algo que él hace suyo activa sus motivos para trabajar y, cuando lo consiguen, se incrementa su autoestima. Motivación+Autoestima= Niños poderosos.

Apasionante éste, el mundo del coaching, y por supuesto el de los niños que quieren convertirse en #PequeñosHeroes

Anuncios