El primer paso para que los niños descubran sus poderes y los enfoquen hacia el camino para conseguir sus metas y objetivos, es el autoconocimiento.

Conocerse a sí mismo brinda al niño un espacio para:

  • Identificar sus fortalezas y sus limitaciones
  • Establecer sus propias áreas de mejora
  • Reconocer sus errores y corregirlos estableciendo nuevos hábitos
  • Entender y hablar sobre sus sentimientos
  • Reconocer los sentimientos y la necesidades de las otras personas
  • Se dará cuenta de cómo su comportamiento afecta a los demás

Te invito a que trabajes con él y me cuentes qué sorpresas habéis encontrado.

Me encantará conocer tu experiencia: elenabernabeugomez@gmail.com

Anuncios